Mostrando 501 resultados

Registro de autoridad
Persona

Álvarez de Arenales, José Antonio

  • Persona
  • 1770-1831

(Reinosa, España, 1770 – Muraya, Potosí, 1831). Forjó en España su personalidad intelectual y castrense. En su adolescencia arribó a Buenos Aires (1784), pasando después a Charcas como Subdelegado de Arque (1795-1797/1798), Mizque y Cinti (1798-1804?), Paria y Yamparáez (1805).
Motivado por los ideales de libertad y justicia, consagró su vida a la lucha por la independencia de América. Fue el héroe militar del levantamiento del 25 de mayo de 1809 en La Plata; forjador de la independencia de Charcas con el II Ejército Argentino y la guerra de las “republiquetas”; Brigadier General del ejército argentino, ascendido luego del triunfo de La Florida (1814); Mariscal de los Ejércitos de Chile y Perú por su gloriosa participación en el Ejército de Los Andes y en el Ejército Unido.
A la culminación de la Guerra de la Independencia proclamó, a nombre de la Junta de Buenos Aires, el derecho del Alto Perú a decidir libremente su destino futuro. Destituído de la Gobernación de Salta por un movimiento insurreccional, en la lucha del federalismo y las tendencias unitarias de las provincias del Río de la Plata, se acogió al asilo ofrecido por el presidente Sucre. Murió retirado de la vida política y militar argentinas. Casado en Cochabamba con Serafina de Hoyos y Torres.

Aramayo-Francke

  • Persona
  • 1907

Constituida en 1907. Su razón social era inglesa, aunque su socio mayoritario, Carlos Víctor Aramayo, era boliviano. Los Francke eran descendientes de metalurgistas alemanes. Carlos y Ernesto fueron traídos a Bolivia a mediados del siglo XIX por José Avelino Aramayo, el primero de la generación de potentados mineros del sur boliviano. La compañía explotaba varios minerales entre los que destacan el bismuto y el estaño, en los socavones de Chocaya, Chorolque y Tasna (Nor Chichas, Potosí).

Arce Ruiz, Aniceto

  • Persona
  • 1824-1906

(Tarija, Bolivia, 1824 – Sucre, 1906). Hijo del coronel Diego de Arce y de Francisca Ruiz de Mendoza, cursó la carrera de Derecho en la Universidad San Francisco Xavier, recibiéndose de abogado (1847), lo que le impidió participar en la expedición organizada por el coronel M. Rodríguez Magariños al Pilcomayo, en agosto de 1843. Fue diputado por Tarija durante la presidencia de Belzu (1848-1855). Por su oposición al régimen fue confinado a Guanay, Larecaja, fugándose a Puno, Perú, trabajando en dicho país como administrador en las minas de Plata de Chañarcillo, donde adquirió experiencia y conoció a empresarios y comerciantes que, más tarde, tendrían una participación importante en la minería de Bolivia; fue accionista fundador de la Sociedad Mineralógica de Antequera (1855) y de la del Real Socavón de Potosí (1856).
En 1856 se casó con Amalia Argandoña, convirtiéndose en cuñado del banquero Francisco Argandoña Revilla. En 1856 compró dos de las cuatro acciones que M. Ramírez poseía en la Sociedad Mineralógica Huanchaca y se hizo cargo de la empresa.
Durante la presidencia de Achá se desempeñó como Ministro de Hacienda por dos meses; posteriormente, sus gestiones para lograr la participación de capitalistas chilenos culminaron en la organización en Valparaíso de la Compañía Huanchaca de Bolivia (1872), siendo su principal accionista, establecida en Bolivia desde 1873 como sociedad anónima.
Su actuación en la Guerra del Pacífico ha sido objeto de cuestionamiento fundamental para la escuela revisionista, para la cual, habría sido uno de los más connotados jefes de la “mafia chilenófila”, que logró apartar a la Quinta División del escenario de guerra. Proclamado Prefecto de Chuquisaca en 1880 y elegido representante de Potosí y de las provincias de Concepción y Gran Chaco de Tarija ante la Convención Nacional de 16 de febrero de 1880, ejerció la Vicepresidencia con Campero hasta que, acusado de simpatizar con Chile, fue obligado a dejar el país el 21 de marzo de 1881.
Posteriormente, en junio de 1885 fue designado Enviado Especial y Ministro Plenipotenciario en Chile, conferenció con el Presidente Santa María buscando obtener Tacna y Arica para Bolivia. Entre 1888 y 1892 ejerció la presidencia del país, durante su gestión se expandió la red telegráfica, se estableció el primer servicio de teléfonos, se abrió el camino carretero Sucre-Tarija, mejoraron las rutas Potosí-Sucre, Sucre-Cochabamba y Oruro-La Paz, se tendió la línea férrea desde Ascotán (territorio ocupado por Chile) hasta Uyuni y Pulacayo.
Terminado su mandato, Arce volvió a sus negocios particulares y se dedicó, sobre todo, a rehabilitar la Compañía Huanchaca. En 1904 volvió a candidatear a la Presidencia de la República, sin éxito.

Arrieta, Felipe

  • Persona

Beni. militar. Tuvo una actuación destacada en la Guerra del Chaco. Hijo de Felipe Arrieta, quien también fue militar y combatió en la Guerra del Pacífico.

Baptista, Ever Raúl

  • Persona

Periodista y comunicador. Trabajó en programas radiales, en las radioemisoras Loyola y La Plata. Ejerció la docencia en la carrera de Comunicación Social de la Universidad Mayor de San Francisco Xavier de Chuquisaca. Fundador del Centro Cultural Masis.

Baptista, Jose Luis

  • Persona
  • 1934-

(Cochabamba, Bolivia, 1934), abogado, historiador, profesor universitario y Ministro de la Corte Suprema de Justicia de Bolivia.

Barnadas Andiñach, Josep María

  • Persona
  • 1841-2014

(Alella, Cataluña, España, 1941- Cochabamba, 2014)
Llegó a Bolivia como novicio de la Compañía de Jesús (1957). Pasó a Cochabamba en 1958, donde pronunció los votos perpetuos como jesuita (1959), sale a Quito (Ecuador) a concluir el juniorado en Filosofía (1960-1965), retorna a su madre patria y cursa el doctorado de Historia, en Sevilla (1965-1968), donde estudió la administración de la época colonial como tesis doctoral, en sus palabras, la primera “anticolonial” y por ende “antiespañola” (1971), lo que irritó a uno de los jurados. Regresó a Bolivia en diciembre de 1971, cargando consigo su flamante título de Doctor en Historia.
Erudito y apasionado por el pasado de Bolivia, fundó el Encuentro de Estudios Bolivianos, una brecha para el debate en historia y ciencias sociales, dirigió la revista Historia Boliviana.
En Sucre fue Subdirector (1993) y Director del Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia (1994), fundó el Archivo y Biblioteca Arquidiocesana de Bolivia y la Academia Boliviana de Historia Eclesiástica, a la que dotó de su propio Anuario. Encaró el desafío de elaborar el monumental Diccionario Histórico de Bolivia (Sucre, 2002) con la participación de más de 350 investigadores de Bolivia y el mundo. Tradujo la Historia General de Bolivia de Herbert S. Klein; el manuscrito del Padre Francisco Eder: Breve descripción de las reducciones de Mojos, crónica fundamental para comprender la historia colonial de Mojos. También, la obra de David Block III: La Cultura reduccional de Moxos (1997).

Bejarano Vega, Javier (M.I.R.)

  • Persona

"El Movimiento Revolucionario de Izquierda fue fundado el 7 de septiembre de 1971 por Jaime Paz Zamora, Antonio Araníbar, Oscar Eid, Carlos Quiroga, Alfonso Ferrufino, Alfonso Camacho y Guillermo Capobianco. Los dirigentes de los años 70 vinieron en su mayoría, del partido Demócrata Cristiano Revolucionario, algunos del Movimiento Espartaco, de ideas nacionalistas y marxistas; el resto, independientes. Comenzó a actuar con una combinación de marxismo y Teología de la Liberación; pero con su rescate de la Revolución de 1952 (explicitado en su tesis sobre el entronque histórico), ya se perfilaba como un partido de la izquierda nacional.
En abril de 1978 conformó, con el Movimiento Nacionalista Revolucionario de Izquierda (MNRI), de Hernando Siles Zuazo, la Unidad Democrática y Popular (UDP), de cuyo gobierno formó parte (1982-1984); una de las acciones más visibles y discutibles de su presencia partidaria en ella fue la desdolarización (medida que quería ayudar a la industria, pero que, de hecho, aniquiló los pequeños ahorros y el patrimonio de las entidades de seguro social. Las desavenencias entre Paz Zamora y Siles Zuazo desembocaron en la ruptura (1984).
En las elecciones de 1989 obtuvo el tercer lugar, pero el apoyo de ADN lo llevó a la presidencia, cerrando el paso al MNR. Con ello, demostró una de sus principales características (el pragmatismo), aliándose con el exdictador que lo había perseguido en los años 70; pero la alianza fue fundamental para el desarrollo de la democracia pactada y la conformación de coaliciones políticas que permitieron la estabilidad política de la democracia en las últimas dos décadas. En lo económico, su gobierno no adoptó medidas trascendentales; en lo político, avanzó en la reforma institucional; pero practicó un claro prebendalismo, marcándolo con conductas proclives a la corrupción.
En 1994, las acusaciones no probadas de la Embajada de Estados Unidos de vinculación de algunos dirigentes con el narcotráfico, llevaron a su líder Paz Zamora a anunciar el abandono de la política, anuncio desmentido por los hechos posteriores.
En 1997 apoyó la elección presidencial del Gral. Banzer en el Parlamento, ingresando en su coalición de gobierno (uno de los peores de la época democrática) y persistiendo en ella después de la renuncia de Banzer (2001). Su paso por ese gobierno está marcado por la reiteración de la conducta prebendal de muchos de sus dirigentes políticos. Al margen de esas debilidades, se ha convertido, con ADN y MNR, en uno de los partidos sistémicos que conforma el núcleo del sistema que hizo y sigue haciendo posible la estabilidad política; más en concreto, uno de los que por su extraordinaria ingeniería política y por el carisma de su líder permanece vigente y cercano a los sectores populares; su vocación de poder es inocultable. Su trayectoria se ha convertido en uno de los partidos más importantes de la historia política de los últimos 30 años: sin él sería incomprensible tanto la resistencia la dictadura de Banzer como el desarrollo de la democracia participativa".

Borja de Saracibar, Francisco

  • Persona

Abogado y sacerdote, Caballero de la Real Orden Americana de Isabel la Católica, Arcediano de la Santa Iglesia Catedral de La Plata y Rector del Colegio Seminario de San Cristóbal de Chuquisaca; sostuvo una activa correspondencia con importantes personalidades de su época,. entre las que se cuenta el oidor de la Audiencia de La Plata José Agustín de Usoz y Mozi(1763 – 1820).

Braun, Otto Felipe

  • Persona

(Kasel-Alemania 1798–Wildingen 1869) Después de una precoz experiencia militar frente a las tropas invasoras napoleónicas (1814-1815), emprendió sus estudios de veterinaria en Hanover y Gotinga (1815-1818) […] combatió en la Gran Colombia, en 1823 llegó al Perú, interviniendo en las batallas de Junín (06 de agosto de 1824) y Aya-K’uchu (09 de diciembre de 1824); con Sucre cruzó el Desaguadero y tras la fundación de la República (06 de agosto de 1825) estuvo al mando de la guarnición, primero de Cochabamba y luego de La Paz. En 1828 fue llamado de urgencia para hacer frente a la invasión peruana de Gamarra. Fue Prefecto de La Paz, Comandante del Ejército del Sur, actor en las batallas de Yanaqucha (13 de agosto de 1836) y Suqawaya (07 de febrero de 1837). Asistió a los últimos días de la Confederación Boliviano-Peruana como Ministro de Guerra (1838-1839). Despojado de todos sus cargos y beneficios volvió a Alemania en 1840.
Durante el gobierno de Belzu recuperó su rango y renta militares y se dedicó a explotar sus minas de cobre de Quru-quru y sus propiedades agrícolas. (Diccionario Histórico de Bolivia, Vol. I., p. 371 - 372)

Bravo, Juan

  • BO ABNB, JB
  • Persona

Caba Balsalia, Eduardo

  • Persona
  • 1890-1953

Eduardo Caba Balsalia nació en 1890 en la ciudad de Potosí. Fueron sus padres don Gregorio Caba, médico cirujano de la Universidad San Francisco Xavier, actor político del Partido Liberal, columnista y polemista periodístico, y Adelina Balsalia.
Estudió la escuela primaria en Potosí y a los 13 años ingresó al Colegio de Jesuitas en La Paz, mientras cursaba estudios de piano. Luego de dos años retornó a Potosí para estudiar en el Colegio Nacional Pichincha. Años después regresaría a La Paz a ejercer funciones en el Banco Nacional, el Banco Mercantil y el Banco de la Nación hasta 1925.
Durante su juventud sus estudios musicales fueron continuos. Ya a los 14 años había compuesto una serie de obras entre marchas, mazurcas y valses. Entre estas obras tempranas se encuentra el vals Villa Imperial, incluido en la importante publicación oficial Álbum Centenario de la Villa Imperial Potosí editado en Buenos Aires.
El vals Villa Imperial es parte de la música de salón cultivada por el compositor potosino antes de su partida a Buenos Aires, donde publicará la serie de sus primeros Aires Indios de Bolivia. En estas obras encontramos un lenguaje que se despoja de todo lo superfluo, siendo siempre y en cada una de sus obras, fiel a sí mismo y a la estética austera característica de toda su producción.
En 1925, Caba viaja a Santiago de Chile y luego a Buenos Aires, donde conoce a la declamadora profesional María del Carmen Huergo, con quien se casará y tendrá dos hijos, Gregorio y María Adelia. Luego retorna a Bolivia donde permanece seis meses. Renunciará al cargo de segundo contador en el Banco de la Nación y regresa a Buenos Aires con la idea de continuar sus estudios musicales en un medio más propicio. Iniciará clases con Felipe Boero y Eduardo Melgar.
Durante la presidencia de Hernando Siles, en 1926 Eduardo Caba obtiene, mediante Decreto Supremo N° 690 del Congreso de la República de Bolivia, apoyo financiero para continuar sus estudios en Madrid. Se traslada a la capital española junto a su familia en 1927. Ahí toma clases con Joaquín Turina y Pérez Cazas. También conoce al musicólogo y notable crítico musical Adolfo Salazar quien lo incluye en su libro Música y músicos de hoy y el diario El Sol le dedica un magnífico comentario a su obra.
Posteriormente realiza una exitosa gira por varios países de Europa, misma que es interrumpida por la derogación del decreto supremo que le beneficiaba. Con el objetivo de retornar de Europa, Caba solicita ayuda al entonces ministro de Bolivia en París, Simón I. Patiño, quien apoya al músico en apuros. De retorno a Buenos Aires, se dedica a actividades comerciales y posteriormente se traslada a Montevideo donde vive junto a su familia durante dos años.
En 1935 Montevideo acoge la realización de un concierto del célebre pianista catalán Ricardo Viños quien estrena su Aire Indio Nº 5 dedicado a él. Su estancia en Montevideo queda registrada por dos entradas del Boletín Latinoamericano de Música del año 1937 editado por el musicólogo Francis Curt Lange. En la publicación se le menciona en el programa musical de la Velada de Arte y Cultura Popular. También se le menciona en un folio titulado Presentación de Eduardo Caba por María V. de Muller (4 de junio de 1936) y se publica La música en Bolivia por Eduardo Caba. También se menciona a Caba en un programa de concierto donde se interpretan los Aires Indios del 1 al 6 y los Cantares Indios: 1. Kollavina, 2. Korikilla, 3. Flor de bronce, 4. Flor de amor, 5. Pollera nueva y 6. La hilandera.
Uno de los difusores más importantes de la obra de Caba fue Ricardo Viñes Roda (1875-1943) pianista español formado en Barcelona y París que triunfó en toda Europa como intérprete y divulgador de la moderna música francesa y española. Viñes difundió la obra de Caba en numerosas oportunidades. De su colección privada pudimos obtener el manuscrito Aire Indio Nº 5 que Caba dedicó al pianista catalán. Otra intérprete de renombre que se ocupó de difundir la obra de Caba fue la célebre soprano francesa Ninón Vellin (1886-1961), una cantante versátil que abordó el recital, la ópera y la opereta con el mismo éxito.
En 1943 Eduardo Caba retornó de Buenos Aires a La Paz para hacerse cargo de la dirección del Conservatorio Nacional de Música, falleciendo 10 años más tarde (1953).

Cajías Kauffmann, Huáscar

  • Persona
  • 1921-1996

Huáscar Cajías Kaufmann nació en Santa Cruz de la Sierra, el 7 de julio de 1921.
Estudió Derecho en la Universidad Mayor de San Francisco Xavier de Chuquisaca, completó la carrera de Filosofía en la Universidad Mayor de San Andrés y se especializó en Ciencias Penales en la Universidad de Roma.
En año 1952 fundó el semanario y luego periódico católico Presencia, el cual dirigió por más de 25 años.
Fue catedrático de Criminología, Penología y Filosofía griega y medieval en la Universidad Mayor de San Andrés y enseñó Criminología y Periodismo en la Universidad Católica Boliviana, y es considerado uno de los mejores criminólogos bolivianos del siglo XX. Autor de textos sobre Criminología y Derecho Penal.
Representó al país en reuniones ante el Organización de Naciones Unidas referidas a la penalización de estupefacientes, fue Embajador ante la Santa Sede (1986-1989) y Presidente de la Corte Electoral (1989-1996), a la que dio su actual organización y prestigio reconocido. Fue miembro de la Academia Boliviana de la Lengua (1960).
Recibió el Premio Nacional de Periodismo y el de la Fundación M.V. Ballivián. Sus hijos han establecido una Fundación que lleva su nombre, dedicada a actividades docentes y de investigación.
Falleció a los 75 años, el 1 de octubre de 1996 en la ciudad de La Paz.

Camacho Mesa, Eliodoro

  • Persona
  • 1831-1899

(Inquisivi, La Paz 1831 – La Paz 1899). Fueron sus padres el abogado José María Camacho y doña María Ángela Mesa. Fue un destacado militar y político boliviano, combatiente de la Guerra del Pacífico. Durante su vida política fundó el Partido Liberal de Bolivia (uno de los más importantes de su tiempo), del cual fue presidente desde 1883 hasta 1894, siendo candidato presidencial por 3 veces consecutivas. En su honor, la provincia Eliodoro Camacho lleva su nombre.
En 1857, a sus 26 años, se unió a la milicia con motivo del levantamiento que José María Linares encabezó contra el presidente de ese entonces, Jorge Córdova, durante el cual fue ascendido al grado de capitán. Al estallar la Guerra del Pacífico ostentaba el grado de coronel, desempeñándose como oficial del Estado Mayor. Formó parte de las tropas que, al mando del presidente Hilarión Daza, marcharon a Tacna para unirse al ejército peruano en cumplimiento del tratado de alianza defensiva entre ambos países.
En 1883, Camacho fundó el Partido Liberal de Bolivia, que abrazó la libertad de religión, una estricta separación entre Iglesia y Estado, la aceptación legal de matrimonio civil y el divorcio, en estricto apego a los procedimientos democráticos. Camacho fue candidato para presidente de Bolivia representando a su partido durante las elecciones presidenciales de 1884, 1888 y 1892, pero todas sin éxito.
Después de tres derrotas electorales consecutivas, Eliodoro Camacho renunció a la dirección del Partido Liberal en 1894, dejando el cargo al coronel José Manuel Pando. De la mano de Pando, los liberales llegarían al poder en 1899 y tras la revolución federal de ese año dominarían la política boliviana hasta el año 1920, cuando serían derrocados por el Partido Republicano de Bolivia.
Eliodoro Camacho falleció en la ciudad de La Paz el 13 de noviembre de 1899 a sus 68 años de edad.

Caro, Mateo

  • BO ABNB, MC
  • Persona

Condarco Morales, Ramiro

  • Persona
  • 1927-2009

Heredero de una notable tradición intelectual, Ramiro Condarco Morales nació en Oruro el 7 de octubre de 1927. Estudió en su ciudad natal y tempranamente sus inquietudes tomaron la forma de un cristal bifronte donde cada cara apuntaba a campos diversos: de un lado la literatura, del otro la antropología y la historia.
Marcan su vida distintos ritmos signados por los avatares, pero sobre todo por la persistencia, continuidad y linealidad en la dedicación completa a la escritura y publicación con su propio capital, debido a la ausencia de respaldo, inexistencia de institucionalidad y abandono estatal. En 1952, inaugura una larga carrera en la docencia cuyo fruto fue el fortalecimiento de las ciencias sociales, geológicas e históricas bolivianas. Se dedicó, junto a otros, a la creación de la primera Carrera de Historia en la Universidad Mayor de San Andrés (1972), donde instituyó y ejerció la cátedra de prehistoria (desde 1972 hasta 1987). En la misma carrera propuso, posteriormente, cambios estructurales en el currículo académico que no siempre fueron comprendidos, lo que lo indujo, en un acto de sabiduría y lucidez, a retirarse de este ámbito. A partir de esa experiencia, en los años ochenta, planeó la creación de las carreras de arqueología y antropología en un país donde eran inexistentes, en claro contraste con lo que sucedía en las naciones vecinas.
Su producción bibliográfica garantiza una actividad escritural sostenida. Publicó 20 libros, dejó 10 textos inéditos y centenares de artículos dispersos en la prensa, pero limitados artículos científicos debido a que en Bolivia muchas de las principales revistas -como Khana, Pumapunku o Pukara- eran órganos que privilegiaban la filiación política partidaria de los autores. Aquellos libros que están dedicados a la poesía, este género predilecto ha punteado su vida, pues la poesía es "una actividad que trabaja con el lenguaje, como otras trabajan con los acontecimientos". El primer libro de poesía, Cantar del Trópico y la Pampa, es editado en 1948; en esta fecha asimismo publicó otro poemario, Mares de Duna y Ventisquero. Luego de veintisiete años de espera emergió la novela de ficción Zedar de los Espacios (1975); finalmente hacia 1989, Madre Alba y Poemas Lineales. Más un Bouquet de Luz para Yulena.
Aun cuando se advierte una recurrencia intermitente a la poesía, la mayoría de sus libros se adscriben a la historia, la antropología y arqueología y han hallado diversa acogida en el medio boliviano y americanista. Debutó en el campo de la historia con una obra que hoy constituye un clásico de los movimientos indígenas de liberación en los Andes: Zarate: El "Temible Willka". Historia de la Rebelión Indígena de 1899. La primera edición de este libro se produjo en 1966 -cuando no se había institucionalizado la enseñanza de la historia como disciplina- siendo evaluada como una obra que aborda una temática absolutamente subestimada por la historiografía boliviana de la época.
En el contexto de un país periférico, se animó a escribir y editar un libro de carácter teórico denominado El Escenario Andino y el Hombre. Ecología y Antropología de los Andes Centrales que se publicó en La Paz en 1971. Allí plantea cuidadosa y extensamente su modelo de simbiosis inter-zonal en la economía andina. Un año después de la aparición del libro, en el seno de la prestigiosa Universidad Hermilio Valdizan, el etnólogo rumano-estadounidense John V. Murra (1916-2006) acuña el concepto de "control vertical de pisos ecológicos" (Murra 1975) al exponer el modelo con evidencia etnohistórica. Los planteamientos de ambos autores, Condarco y Murra, son presentados conjuntamente en La teoría de la complementariedad vertical eco-simbiótica (1987), pero lo que es más importante de esa publicación es el reconocimiento público de Murra acerca del planteamiento original de Condarco. En diciembre de 1978 viajó invitado a Estados Unidos de Norteamérica, más precisamente a Stanford University, a dictar un ciclo de conferencias sobre la "Estructura Política del Imperio Incaico", donde pudo exponer planteamientos que había madurado en una publicación ocho años antes. Aunque se minimizó el aporte desde la academia boliviana más conservadora sobre la simbiosis inter-zonal, recibió a lo largo de su vida numerosas e importantes distinciones bolivianas que dan cuenta, en alguna medida, del reconocimiento que el país le ha prodigado.
Ramiro Condarco Morales fallece el 15 de julio de 2009, legándonos una conciencia sobre el valor de la investigación histórica y antropológica pensada y practicada desde la periferia.

LOZA, Carmen Betriz. Ramiro Condarco Morales (1927-2009). Escritor polifacético y creador del concepto de simbiosis inter-zonal. En: Chungara, Revista de Antropología Chilena. Vol 42, N°2, Arica, diciembre de 2010.

Resultados 1 a 100 de 501